Viviendo Aquí y ahora!

Si no es hoy.. cuándo? Si no eres tú... quién?

Google+ Badge

Fish

viernes, 20 de diciembre de 2013

Propósito 2014: NO hacer dieta!

Y se termina el 2013, y seguramente muchas y muchos hicieron el famoso propósito de bajar de peso, qué no?
Y que tal?
Les funcionó? Qué hicieron para "lograrlo"?
Por desgracia al final de diciembre y comienzos de enero tendemos a sentirnos susceptibles y mal sobre nuestro cuerpo. (el famoso maraton Lupita- Reyes, mucho tamal, ponche, champurrado y galletitas navideñas)

Lo que afecta es que vivimos bombardeados de publicidad engañosa, gracias a los medios y a la industria de las dietas que se hacen cargo en muchos casos de que nos sintamos mal, recordándonos que nos dimos demasiados gustos durante las fiestas y debemos (al menos) perder ese peso (que ganamos ) en el año que viene. Un ejemplo se da en el Reino Unido, Weight Watchers se encarga de que escuches el mensaje fuerte y claro. El 1 de enero de 2012, casi todas las cadenas más grandes de televisión del Reino Unido transmitieron simultáneamente un comercial de tres minutos de Weight Watchers que costó 23 millones de dólares. En el comercial, Weight Watchers muestra orgullosamente a 180 clientes, mayormente mujeres, que perdieron en total 5.908 libras usando sus programas registrados ‘ProPoints’, lanzados un año antes.
Lo que me gustaría ver es cuántas de esas historias de pérdida de peso exitosa se mantuvieron después del Año Nuevo de 2016.
 Según estudios realizados, la mayoría de estas mujeres subió el peso que había perdido y entre 60 y 120 de esas mujeres pesarán más de lo que pesaban antes de hacer la dieta entre cuatro y cinco años después. Sí, dije dieta. Al margen de cómo las llame Weight Watchers (o Slim Fast, o Jenny Craig cualquier sistema o producto diseñado para perder peso), las dietas son dietas. Y las dietas no funcionan. Claro que, si sólo comes proteínas y evitas los carbohidratos o limitas tus porciones o de unes a algún  sistema de puntos que limita tu ingesta de calorías, sí, vas a perder peso… inicialmente. Pero investigaciones demuestran claramente que el peso perdido volverá en menos de cinco años.
Investigadores de la universidad UCLA de California buscaron evidencia específica sobre los resultados a largo plazo de hacer dieta analizando cada estudio sobre dietas publicado, 31 en total en el que se monitoreó el peso de los participantes entre dos y cinco años luego de su pérdida de peso inicial. La principal autora del estudio, Traci Mann, dijo de los resultados:
“Inicialmente puedes perder de 5 a 10% de tu peso en muchas dietas, pero después el peso vuelve. Descubrimos que la mayoría de las personas volvieron a subir el peso que habían perdido, y más. La pérdida sostenida de peso se dio sólo en la minoría de los participantes, mientras que la mayoría subió todo el peso perdido nuevamente. Las dietas no llevan a la pérdida sostenida de peso o a beneficios en la salud de la mayoría de las personas.”

 
Tal vez ya escuchaste esto pero quizá te resignaste a jugar el juego de subir y bajar de peso. Las pruebas apoyan firmemente que subir y bajar de peso repetidamente hace realmente mal a tu cuerpo, sin mencionar el abuso mental y físico auto infringido. La evidencia es clara: los cambios cíclicos de peso juegan un papel principal en varias dolencias, irónicamente atribuidas a la obesidad: presión alta, insuficiencia cardíaca congestiva, diabetes e incluso muerte prematura.
Es hora de decir “NO” al gran negocio de hacer dinero de nuestros cuerpos. Basta de creer que la gordura es el enemigo.

Entonces entro yo, mi objetivo cómo psicóloga  es ayudar a que seas verdaderamente consciente de dónde te ubican las dietas, y empezar a tomar decisiones importantes sobre cuánto quieres jugar un juego que te está haciendo infeliz… Es sobre encarar el desafío de aceptar y entender cuán natural es comer felizmente, en respuesta a tu hambre, y sin culpas.
Aprender a comer de forma intuitiva es un proceso que lleva tiempo, especialmente si históricamente confiaste en factores externos, como un plan de alimentación o un sistema de puntos para guiarte sobre cuándo y cuánto comer. Las dietas nos enseñan a ignorar nuestras señales internas, lo cual sólo contribuye al desarrollo de desórdenes alimenticios y obesidad.
Una vez escuché está buena preguna:

“Si las dietas funcionaran, ¿por qué deberíamos hacerlas más de una vez?”
Arranquemos el nuevo año abandonando las dietas y avanzando hacia un comer ‘feliz por siempre’.

Te unes al grupo? Yo creo que vale la pena empezar sí o sí a aceptarnos y a querernos tal cómo somos, y de ahí partir a una vida más plena y sana en todos los aspectos.
Al final del día es super cierto ese dicho:
"Somos lo que comemos"

carogo007@gmail.com

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Zona de Confort...



Se termina el año y creo conveniente hacer un buen inventario de emociones, sentimientos, capítulos que viví estos últimos meses y me resulta interesante el tema de la famosa "zona de confort" y mi manera de afrontarla cara a cara.
Uno de mis propósitos fue precisamente "aventarme" a hacer cosas nuevas, salir de mi zona de confort y aventurarme un poco más, atreverme a lo nuevo, nuevos retos, metas, conocer más y enfrentar mi miedo a lo diferente, me atreví a HACER y no sólo a DECIR, y entonces... puuum! la magia ocurrió.
Y me refiero a "magia" al simple hecho de que no me morí, no me pasó absolutamente nada, no perdí nada, no se me cayó nada, y en cambio... en cambio... GANÉ! uff!
Gané la satisfacción de saberme capaz de hacer cosas que jamás imaginé, o bueno, sí imaginé pero nunca me atreví por el miedo obstaculizador de siempre, aquellos pensamientos de fracaso que yo solita me imponía y me autosaboteaban constantemente.
Gané la maravillosa experiencia de conocer personas que marcaron o mejor dicho, hicieron una gran y suculenta diferencia en mi antigüa monotona vida.
Me permití sentir más, querer más, ilusionarme más, emocionarme y sorprenderme más!
Debo mencionar que todo esto no fue en un principio fácil, de hecho NADA fácil, el atreverme a tomar la iniciativa en una simple visita al cine con una buena compañía, atreverme a abrazar más, a aceptarme más y a dejar que las cosas tomaran su curso sin estar tan a la defensiva.
Es por esto que aquí dejo fragmentos de lo que se dice de la zona de confort, algunos tips básicos y sobre todo, dejo aquí un buen consejo: ATREVETE!! Del suelo no pasas, creeme, la vida Sí ó Sí está afuera de tu zona de confort.
Dicho esto aquí dejo lo que encontré y lo que puede ayudarles a marcar la diferencia en este año que llega.
Oh sí!

Zona de confort.
Nuestra zona de confort es aquella en la que las cosas nos resultan conocidas y cómodas, donde estamos acostumbrados a vivir.
Tu zona de confort la comprenden muchos factores. Entre ellos destacan tus hábitos, tus rutinas, tus conocimientos, tus habilidades, tus actitudes y tus comportamientos. Es todo aquello conocido para ti y a lo que estás acostumbrado.

Saliendo de la zona de confort
Uno de los motivos por los cuales no se suele salir de la zona de confort es por el miedo a no poder volver a ella, lo cual no es cierto ya que tu zona de confort siempre permanece ahí, de hecho, puedes incluso aumentarla
Para poder progresar, tu motivación debe vencer a tus miedos. Miedo al que dirán, miedo a fallar y miedo al ridículo o vergüenza, miedo a sufrir, miedo a ser lastimado, miedo a sentir.
 Cuando seas capaz de modificar tus miedos entonces crecerá tu autoestima, necesaria para una nueva visión de la realidad.
Y aquí viene la pregunta: ¿Qué es lo que te motiva?. Pues entonces lucha por ello.
Pero el camino no es fácil. Al salir de tu zona de confort tendrás que luchar. Al principio te sentirás vulnerable y débil ante esa nueva situación, pensarás que es muy arriesgado. Es normal que te sientas así, eres humano. Pero esto significa que estás aprendiendo y avanzando hacia tu sueño, meta, reto, cualquier cosa, situación o circunstancia que te entusiasme hasta el alma.

De Steve Jobs:
Me gusta mucho una frase de Steve Jobs de Macintosh, la escribo primero en Inglés y luego intento traducirla de la mejor manera posible:
“Stay Hungy, Stay Foolish que traducido es Permanezca Hambriento, Permanezca Tomando Riesgos”.
No importa cuanto usted pueda haber crecido, busque, siga intentando nuevas cosas, no se conforme, siga luchando, mejore en cualquier área profesional y crezca como persona. Dejar de hacerlo es comenzar a decrecer. Es comenzar a quedarse atrás al punto de que pone en riesgo todo el esfuerzo que hasta ahora ha hecho en su vida.
Lo más emocionante de la vida es no conformarse, el conquistar el desarrollo de nuestro potencial y lograr excelencia como resultado de nuestro crecimiento. Ánimo, salga de la zona de confort. Crezca con todas sus fuerzas. No conozco a nadie que lo haya hecho y lo lamente.
Pero conozco a muchísimos que dejaron de crecer y si se lamentan aún de su comodidad. Estoy seguro de que usted no será la excepción para cualquiera de los dos casos.

Los límites los pones tú

Importantisimo: Debes confiar plenamente en ti mismo, y saber, que todo aquello que te limita física y emocionalmente, lo hace porque tu has decidido (inconscientemente) que así sea. Eres tú mismo quien define tus alcances. Eres tú mismo quien construye las barreras para evitar el progreso y alejarse de peligros (mayoritariamente imaginarios).
Recuerda que el poder de la mente es super poderoso!, entonces cuida muchos tus pensamientos, que sean positivos, elimina los negativos ya de ya!
 

Crea nuevos hábitos, experimenta

Salir de tu zona de confort, no significará otra cosa, que no sea hacer algo nuevo. Experimentar y tener curiosidad en todo momento te ayudará a expandir tus límites. Recuerda que al ser tus límites netamente mentales, expandirlos será cuestión de tiempo.
Intenta cada día, hacer algo nuevo. Prueba tomar diferentes caminos, visitar diferentes lugares, hablar con personas distintas o realizar tareas de formas alternativas. Esto poco a poco te acondicionará para aceptar el cambio y lo nuevo. Con el tiempo, podrás ser muy poco resistente a la novedad, y con ello, el impacto del éxito que logres será increíble.
Recuerda que las grandes playas, están formadas por pequeños granos de arena. Empieza hoy mismo a aportar a tu vida, estos granitos de arena que te permitirán desarrollarte personalmente y que finalmente te llevarán un paso más allá.

No desistas!

Si haces algo nuevo y adaptas ciertas actividades a tu vida, que se encuentren fuera de tu zona de confort, estas, quedarán incluidas en dicha zona de confort. Por lo que al parecer, salir de nuestra zona de confort parece un ciclo infinito.
Es importante entonces, tener en cuenta, que solo la persistencia nos permitirá expandir nuestra zona de confort. Y que el éxito es un camino, no un punto de llegada.
Desistir en la mitad del camino, significa tirar a la basura todos los logros anteriores. Perseverar en cambio, demuestra de que estamos hechos y mejora nuestras vidas sobre manera.
El objetivo final de salir de nuestra zona de confort en ocasiones, es simplemente mejorar. Ser una mejor persona, un mejor ser humano. Ayudar a otros y mejorar el mundo.

Y por mi parte termino este post diciendo lo que ya es un cliché pero es puramente cierto:
 
"El que no arriesga, no gana", para conseguir lo que quieres en está vida, debes atreverte, animarte y dejar el puerto seguro para "aventarte" a nadar, a vivir las buenas experiencias que te estan esperando, o quizá malas, pero eso no lo puedes predecir, lo tienes que experimentar para así poder decir si valió o no la pena, o la alegría en el mejor de los casos.
He dicho

.

martes, 1 de octubre de 2013

Reencuentrate y para de buscar.



Cuando te reencuentras a ti mismo y descubres que eres todo lo que necesitas..... dejarás de buscar.



Buscamos constantemente a nuestra "alma gemela", la fantasía de la "media naranja" con quien volverse uno y compartir camino en este plano. El amor en pareja como meta de vida, como necesidad; trastornado y capitalizado al máximo por Disney. La relación como definición social de plenitud y felicidad, sabemos que la unión permite la expansión, sabemos que "amor es todo lo que necesitamos"
 
Pero esa unión que tanto anhelamos ¿con quien es? ¿existe la dichosa alma gemela?

¿Estamos tratando de encontrar, como siempre, fuera lo que sólo hay dentro y por lo tanto condenados a una búsqueda sin fin? ¿Te has detenido a pensar qué versión del amor aspiras manifestar, en cómo quieres encarnar tus relaciones y cómo quieres que te definan? Vivimos un escenario en el que el “amor” se “compra”, donde se viven relaciones por comodidad, dependencia y/o necesidad; se teme a la soledad, al compromiso y a la honestidad. Somos creadores de un entorno en el que las perversiones violentas, los juegos de poder y el miedo se multiplican a velocidades alarmantes. Construimos, entre todos, una realidad en la que el respeto y la tolerancia son la excepción a la norma, en la que la igualdad casi no existe. Queremos resultados inmediatos que no requieren de disciplina, responsabilidad y/o voluntad. Lo fácil y rápido como premisa, lo superficial por excelencia. Pero también queremos, necesitamos y creemos en el Amor… aunque generalmente nos perdemos en él. Entonces cabe preguntar: ¿qué tipo de amor realmente queremos?

Entonces empieza el trabajo con nosotros mismos, dejar de buscar afuera lo que por principio debemos y ya tenemos adentro, voltear la mirada hacia dentro y reconocernos en toda nuestra profundidad, infinitos. Prestemos atención a las posibilidades dentro de nuestra dimensión interna -es la única que nos acompaña en todo momento, y son ellas las que determinan que podamos o no disfrutar esta experiencia terrenal a tope. Y luego prestemos atención a nuestro entorno, traducción de nuestra intimidad. El famoso psicólogo (uno de mis idolos) Carl Jung trabajaba sobre la máxima que “todo lo que nos irrita de otros nos lleva a un entendimiento de nosotros mismos” osea "lo que te choca te checa" y obviamente sobra decir que tenemos mucha introspección que hacer.

Es a través de la observación que podemos, además de encontrarnos, descubrir el amor… “Encuentra el amor que buscas encontrando primero ese amor en ti. Aprende a descansar en ese lugar en ti, ese, tu verdadero hogar.” (Sri Sri Ravi Shankar) Podemos ahí, en ese lugar, conscientemente decidir que actitud queremos tomar hacia el amor –recordemos que hay etapas para todo.

No se puede Ser algo sin antes beberlo, comerlo y respirarlo.

En la integración podemos (re)conocer al “verdadero” amor y transmutarnos en él sin volver a perdernos en él. Por “verdadero” entendemos ese amor que va más allá de todo lo imaginable y lo inconcebible. Ese amor que no forma raíces, que no necesita poseer, no sufre de celos ni de ausencias. Trasgrede géneros, especies, planos, distancias y tiempo. Es ese amor que vives, eres, y proyectas en todo momento con todo y todos los que te rodean sin excepción alguna.


Extrañamente una vez que conoces ese amor, ya nada importa, ya nada buscas, todo lo eres. Vives Aquí y Ahora, sabiendo que lo único permanente es el cambio (Heráclito) y que “escogemos nuestras alegrías y nuestras penas mucho antes de experimentarlas.” (Kahlil Gibran) No existen errores, sólo lecciones -consciente o inconscientemente manifestadas, activamente o pasivamente enfrentadas. –solo hay que tener el valor de Ser y de entonar la voluntad con el corazón. No importa si estás en una relación, en muchas o ninguna -los formatos constantemente cambian- no importa lo que recibes, como te tratan o lo que te sucede. Te asumes, plenamente responsable de tu Ser y de tu entorno, sin miedo a nada.
 
Una vez que realmente entendemos esto, que encarnamos ese amor y nos (re)conocemos  empieza realmente la Magia.

Sabes lo que buscas y entonces te dedicas a apapachar -del náhuatl Papatzoa: ablandar algo sobándolo o metafísicamente, acariciar con el alma- a todo aquél que te rodea. Tú ya eres amor pero falta que te lo creas y te re-encuentres.

“Sino crees que tu vida va a durar para siempre ¿por qué titubeas en cambiar?
 No desperdicies en tonterías tus actos sobre la tierra.” (Don Juan Matus)

lunes, 9 de septiembre de 2013

Vales por lo que llevas dentro

Cuántas han sido las veces en que has creído que vales por lo que aparentas, osea: tu apariencia física?
Apuesto que alguna o muchas veces te creíste esa mentira.
Pues pon atención:
Muchas buscamos afuera lo que ya tenemos adentro, es decir, cuando aprendes a aceptarte, amarte, quererte tal cómo eres, entonces lo proyectas, entonces tu forma de sentirte contigo misma cambia por completo.
Te puedo decir que esto es fácil decirlo y es complicadisimo llevarlo a la práctica, pero, adivina qué?!! Sí se puede!!
Atrevete a hacerte cargo de tu mente para que tu cuerpo lo proyecte, ve al espero las cosas buenas que te encantan de ti y busca mejorar las que no te agradan mucho, creeme que a todas las personas que he conocido, sean hermosas por fuera o por dentro tienen algo que no les gusta, es normal, al final del día somos humanos y eso nos hace únicos e irremplazables.
Aquí te dejo esto que leí en la mañana y me encantó.
Va dirigido a mujeres pero bien aplica en hombres.

MUJER, quien quiera que seas, sin importar cuanto midas, cuanto peses o cuantos años tengas, te pido que JAMÁS ancles tu autoestima a la balanza y a la cinta métrica, mucho menos a una piel perfecta o a unos abdominales marcados. La mujer VALE mucho más que un cuerpo! El cuerpo es solo el vehículo para transportarnos en la vida, que por supuesto debemos cuidar y alimentar con la mejor "gasolina" y el mejor entrenamiento para mantenerlo fuerte y sano . Valorarte como mujer solo por tu físico es subestimar tu valor como ser humano, porque el fisico es un solo atributo que esta más determinado por la genética que por cualquier otra cosa! TU VALES POR LO QUE ESTÁ DENTRO DE TI! Esa es la parte que no engorda ni envejece, al contrario, cada año es más hermosa y más sabia. Si, cuida tu cuerpo, busca un peso saludable más que un peso perfecto, cultiva tus valores, que son los que realmente enamoran, vence la ansiedad y la angustia porque te roban años de vida y cultiva tu ser interior, que te hace brillar por encima de todos y te fortalece como ser humano. Podrás pasar la vida intentando ser perfecta, pero si no eres FELIZ, no tendrás NADA!
 

viernes, 30 de agosto de 2013

Psicoterapia: Mitos y leyendas.

Yo al psicólogo? No estoy loco!!!
 
Existen mitos y leyendas sobre ir al psicólogo, pero poco a poco se van desvaneciendo, y cada vez es más común decir sin ningún tipo de vergüenza , todo lo contrario, con orgullo, por la valentía de enfrentarse uno mismo y a los propios miedos y temores: “yo también he ido al psicólogo”. El más común de los prejuicios es “ La gente que va al psicólogo está loca” , nada más lejos de la realidad, un loco es alguien que ha perdido la razón, una persona que ha perdido la razón no es consciente de que necesita ayuda, por lo que debemos quitar la etiqueta de loco, pues las personas que buscan ayuda psicológica han descubierto que ha acabado con sus recursos para enfrentarse a aquella problemática que le preocupa y no ha conseguido resolver. Son conscientes ( conjunto de vivencias de las que el sujeto puede dar cuenta mediante un acto de percepción interna) de su problema. Lo mismo que se va a cualquier otro especialista para diagnósticar y tratar aquello que no anda bien, con la mente se hace lo mismo, se trata de diagnosticar y tratar todo lo que está impidiendo hacer una vida normal.
 
Algunos  mitos y leyendas más comunes que muchos piensan sobre como es ir a la consulta de un psicólogo/a:
 
“El psicólogo/a siempre está callado y solo dice, ajam” :
No siempre es así, el psicólogo debe escuchar, es muy importante, para poder evaluar, y proponer plan de acción. Las Técnicas que se ponen en práctica en la terapia se hacen conjuntamente, por lo que con un profesional callado no sería nada efectiva.
“Sólo la gente que sufre depresión se suicida” :
 Mucha gente se siente a salvo del suicidio por la razón de que no se les ha diagnosticado depresión, ya que se cree que sólo este perfil de pacientes son los que llevan a cabo tal acción. En realidad, diversos estudios han demostrado que potencialmente cualquier persona puede acabar con su propia vida. Asunto diferente es que, por razones obvias, gran número de suicidas hayan padecido una larga depresión. Pero existen otros perfiles diferentes y bastante comunes, como el del suicida impulsivo, que comete su acción sin planificación previa como reacción precipitada a una mala noticia sin que medie un largo proceso de depresión.
“El psicólogo/a te resuelve los problemas” :
Pues no, el psicólogo/a te acompaña y te enseña a afrontar las dificultades que te producen malestar para que poco a poco adquieras las habilidades para afrontar los obstáculos que se te puedan presentar a lo largo de la vida. Pero eres tú quien tiene que tomar las decisiones, te ayudará a decidir, pero no tomará ninguna decisión por ti.
“El psicólogo/a es alguien que te convence” :
No te va a convencer de nada, tan sólo te hace ver y te proporciona herramientas para que la persona sea el motor de su cambio.
 
“Un psicólogo/a nada más verte sabe muchas cosas de ti” :
Tampoco,cuando un psicólogo ve a alguien por primera vez no sabe nada de él y es imprescindible establecer varias entrevistas para recabar datos que nos dé indicios de la dificultad en cuestión. Esto es como el detective que recoge pistas para luego investigar los hechos que le llevará a plantearse diferentes hipótesis que pondrá a prueba.
 
“Todos los psicólogos/as están locos” :
 ¿ Todos? No. El psicólogo es una persona normal con emociones positivas y negativas , y no es inmune a no sufrir algún episodio en su vida personal que requiera de ayuda psicológica, al igual que el cardiólogo puede sufrir un infarto.
 
En fin , un psicólogo/a es una persona a la que podemos acudir cuando nuestro estado de ánimo nos impide disfrutar de la vida que estamos llevando o cuando queremos hacer algún cambio y no sabemos como enfrentarnos a ello. El Psicólogo/a te ayudará a conocerte mejor, a detectar aquellos problemas y carencias para ponerle solución , pero , también te ayudará a conocer tus cualidades para que puedas sacarle el mejor provecho . Simplemente te proporciona recursos y estrategias para poder llevar una vida saludable y plena.

miércoles, 28 de agosto de 2013

Relación de alimentos y emociones.

Nuestra vida afectiva se expresaen el modo en que nos relacionamos con los alimentos.
 
La alimentación está estrechamente relacionada con las emociones y los problemas con la comida expresan cómo está nuestro mundo interno.
Las dificultades con la alimentación son una manera de expresar sentimientos que no pueden ser dichos, o emociones que no pueden ser reconocidas o que vienen de nuestro inconsciente.
Por ejemplo, si nos encontramos mal,angustiados, descontrolados o caóticos, notaremos mucha más ansiedad comiendo.
Desde pequeños nos habituamos a asociar determinados alimentos con ciertas emociones. Los recuerdos de nuestra infancia están asociados a olores y sabores de comidas.
Nuestra forma de comer tiene raíces en la niñez. El bebé obtiene sus primeras sensaciones de la alimentación. A través de la comida se siente querido, satisfecho. La seguridad le llega a través de la leche. Aprende a querer a su madre a través del vínculo con la comida. Cuando en la adolescencia desee independencia, también lo hará a través de la comida: y podremos tener la anorexia o la bulimia si ésto no se gestiona bien.
Por la comida no sólo llega el amor de la madre. También el alivio de la ansiedad y la llegada del placer. Y cuando somos adultos empleamos la alimentación para calmarnos, comiendo chocolate cuando nos sentimos solos, o en personas con bulimia, que a través de un atracón destierran de su cabeza todos los problemas, dudas y preocupaciones.
El chupete sustituye a la comida y nos calma de niños. Después desarrollaremos otras conductas para encontrar ese alivio: las golosinas, comidas entre horas, tabaco, alcohol…
Asociamos la comida a muchas emociones, buenas y malas. Con la boca nos relajamos o nos activamos. Cuando el amor no llega a nuestra vida, lo sustituimos con comida. Si llega exceso de amor (sobreprotección) dejamos de comer.
La comida nos llena el vacío que las personas no saben o no pueden llenarnos. Cuando somos muy perfeccionistas y tememos que las relaciones nos dañen podemos preferir relacionarnos sólo con la comida, creando un vínculo intenso con ella. Sólo si dejamos de lado nuestro miedo, nuestro afán de control y perfeccionismo podremos abrirnos al amor, disfrutando de la comida por nutrir nuestro cuerpo y no como sustituto de otra cosa.

terapia psicológica para los trastornos de alimentación

Has estado utilizando un lenguaje para comunicarte con la vida durante mucho tiempo: el lenguaje de la comida. Por ello para curarse de un trastorno alimentario es imprescindible adentrarse en el mundo emocional.
Algunos ejemplos:
  • “Me pongo a comer cuando me siento vacía de cariño y necesito llenarme y no pensar”
  • “Vomito cuando no se decir que no y me da rabia, ¡he tragado más de lo que aguanto!”
  • “Mido todo lo que hago y como porque me dejo invadir emocionalmente, no pongo límites a los demás”
  • “Intento controlar mi cuerpo porque siento que no controlo mi vida”
Debido a esto no podemos quedarnos en la superficie y decir que una persona con anorexia es alguien que no come porque se ve gorda, ya que puede que no “quiera comer” o “tragar” situaciones que ocurren a su alrededor, puede tener que ver con un rechazo a la feminidad, puede expresar un conflicto con los padres y demostrar con su negativa a comer, que es dueña de su cuerpo y que querría serlo de más parcelas de su vida…
Tampoco podemos reducir una bulimia a una ingesta excesiva de comida con una purga posterior, puesto que detrás puede estar una persona que necesite anestesiarse comiendo de un entorno que le resulta doloroso o para aliviar la ansiedad del día después de un esfuerzo sobrehumano por ser perfect@…porque ¿qué es un atracón ?
En muchas ocasiones los trastornos de alimentación están relacionados con una falta de espacio personal protegido. Aunque no te hayas dado cuenta, tu persona ha estado invadida en muchos aspectos: control de lo que haces, chantaje emocional, diciéndote como debes sentirte, a veces, en el aspecto material… hasta el punto de creer que lo que piensan los demás es lo correcto y sientes que lo haces todo mal, no sabes ni quien eres, ¡¡y cada cosa que te dicen te afecta enormemente!!
La contradicción que sientes es que no solo te ocurre con gente de fuera, sino que también con los tuyos, con los que más quieres, y crees que si les pones límites les fallas, les defraudas. La única escapatoria entonces parece la comida, el vómito como desahogo de este caos interno. Porque el cuerpo, a menudo, se convierte en el único reducto de intimidad que nos queda, donde “solo yo puedo manipularlo”.
Aprender el lenguaje de las emociones, aprender a conectarte contigo mismo, escucharte, distinguir y detectar lo que te ocurre, entender, asociar ideas y experiencias de tu vida.
¡Aprender a quererse física y emocionalmente!
A través de la terapia comenzarán a expresarse estas emociones y pensamientos en un espacio adecuado y permitir que la comida sólo sea comida.
Todo esto LLEVA TIEMPO, son hábitos difíciles de poner en práctica al principio, pero si comprendes que todo proceso necesita su ritmo, y no desesperas en el camino comenzarás a comprenderte para empezar a quererte.
El proceso de la terapia te ayudará a construir, reforzar y delimitar tu espacio personal protegido, donde tú decides, te ordenas, te paras a pensar, sin juzgarte, dejando salir tus necesidades y deseos.
Aprenderás a escucharte, a convertir tu angustia y ansiedad en emociones como la tristeza, la rabia, aprenderás a detectar lo que te sienta mal y a tratarte con cariño.

¡ESTE ES EL CAMINO PARA TOMAR LAS RIENDAS DE TU VIDA!
 
 

Cortar con la adicción a los carbohidratos...

     

Aquí estan 9 formas para cortar con la adicción a los carbohidratos, esos que se encuentran en los alimentos procesados, galletitas, golosinas, papas fritas, CHATARRA ó mejor dicho: Comida BASURA!
Sé que es más complicado de lo que parece, también sé perfecto que las emociones nos llevan muchas veces directito a lo peor que podemos comer. Vivimos con constantes presiones, estrés, etc., y esto se traduce a una alimentación pobre en cálidad de nutrientes. Nos es más atractivo comer galletitas que una manzana. Triste pero cierto. Lo natural está pasado de moda y no nos detenemos a hacer conciencia de lo importante que es alimentar a nuestro preciado cuerpo con verdaderos alimentos.
Son pocas las personas que se detienen a leer la lista infinita de ingredientes que contiene una barrita energética que venden en las tiendas. Cuántos de esos ingredientes te suenan conocidos? Sabes lo que le provocan a tu cuerpo, a tu cerebro?
En mi opinión lo mejor que podemos hacer es procurar comer lo más natural posible, y en los casos en que no se pueda, cuando menos leer los ingredientes de los productos procesados y elegir la que menor cantidad de químicos contenga.
En lo personal me ha sido dificil, pues el pan "integral" que venden también está lleno de ingredientes químicos, entonces he optado por leer etiquetas, y muchas veces preferir ir a la panadería en donde sé que el bolillo es fresco y si se echa a perder pronto es porqué no tiene conservadores o aditivos extraños agregados.
ok.
Me queda claro que no es imposible buscar las mejores opciones, pero sé que mi cuerpo me lo agradece cuando mi estado de ánimo no sufre de tantos altibajos y en cambio siento mucha energía de manera natural y también mi piel me lo agradece.

Entonces.... Si eres de esas personas que tienen constantes deseos de comer comida procesada rica en hidratos de carbono como frituras, tortas, hamburguesas acompañada de refrescos, helados? Es común para tí que aún habiendo comido lo suficiente vuelves a tener mucho hambre al poco tiempo?
Si tienes estos síntomas, puede ser que estés desarrollando una adicción a los carbohidratos. Este problema es uno de los principales causantes de sobrepeso estético (peso normal con exceso de grasa corporal).
El exceso de carbohidratos en la dieta impide que las grasas ingeridas se oxiden ya que son la principal fuente de energía de nuestro cuerpo. Además, con el tiempo se ve afectada la acción de la insulina (hormona que ayuda a metabolizar los hidratos de carbono). Esto lleva a un estado de prediabetes conocido como insulino resistencia.
A nivel cerebral, el exceso de carbohidratos causan en primer lugar, un aumento en la sensación de bienestar (como cuando comemos un dulce), pero después aparece irritabilidad, mal humor y cansancio. También disminuyen los niveles de leptina, que es una hormona que promueve saciedad y nos hace para de comer.
Cómo cortar con este círculo vicioso entonces?
1. En primer lugar debes encontrar las causas emocionales que te llevan a estar con deseos de comer constantemente. Trata de identificar si es común que cuando estás acompañada o en determinadas circunstancias sociales comas más cantidad. También puede suceder que determinados sentimientos de angustia, disconformidad, displacer con algo te lleve a intentar “tapar” ese problema con la comida. Puedes llevar un registro de tus ingestas donde anotes lo que comes , cómo te sientes y las circunstancias en que estás comiendo. Por ejemplo: Comida: 1 plato de fideos con salsa. Cómo me siento: feliz, hambrienta. Circunstancias: Almorzando en casa de mi abuela. El registro alimentario es muy útil para conocer si conectas las comidas con las emociones.
Ojo: También puedes consultar a un terapeuta si necesitas ayudas profesional para esto.
2- Quita de tu alimentación los hidratos de carbono procesados.
Esto puede parecer más fácil decirlo que hacerlo, pero es necesario para que tus antojos desaparezcan y tu metabolismo se normalice. Puedes hacerlo de a poco. Intenta hacer reemplazos como azúacr por edulcorante natural (estevia), fideos por granos integrales como arroz o quinoa. Reduce tu consumo de pan hasta eliminarlo de la dieta. Si eres de consumir mucha fruta, ten cuidado. El exceso de fructosa (azúcar de las frutas) también puede causar adicción. Por eso mantente en no más de 5 porcionespor día. Si la mayor parte de hidratos de carbono de tu alimentación proviene de verduras, lograrás mayor saciedad, eliminar antojos, reducir porciones y alcanzar un metabolismo más eficiente para quemar grasas.
3- Se paciente en el comienzo
 Al igual que cuando queremos romper un mal hábito, esto puede llevarnos cierto tiempo. Por lo tanto, se paciente y no te mortifiques si un día no puedes. Al otro día podrás! Una de las causas del fracaso de las dietas estrictas es la inflexibilidad. La mayoría de las personas arranca bien y en el primer tropiezo que comen algo calórico ya abandonan el plan. Esto pasará siempre. Constantemente enfrentaremos situaciones difíciles al querer romper un mal hábito. Sin embargo, si continúas intentando volviendo a la dieta tan pronto como sea posible, lograrás transformar tu alimentación y tus deseos por los carbohidratos refinados ya no serán una prioridad.
4- Rompe viejos hábitos alimenticios
Si estás acostumbrada a comer carbohidratos a la noche, elimina este hábito. Nuestro cerebro crea nuevas conexiones neuronales cuando hacemos la misma acción en forma repetida. Por eso, si te acostumbras a comer durante el día, tu cerebro va a crear conexiones neuronales asociadas a hábitos saludables.
5- Reduce tu consumo total de carbohidratos
 Aunque algunos carbohidratos son saludables es conveniente reducir (no eliminar) el consumo de ellos. Para ello reduce las porciones que consumes habitualmente, especialmente si eres una persona sedentaria o que realiza actividad física en forma ligera. Si quieres saber la cantidad de hidratos de carbo que necesitas para bajar de peso, puedes hacer el cálculo haciendo clic aquí.
6- Aumenta tu sensibilidad a la insulina
 Para ello la mejor opción es la adición de actividad física aeróbica. Si bien para bajar de peso es necesario 50 minutos por día (de acuerdo a las últimas recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud), para mejorar la acción de la insulina sólo basta con 30 minutos por día de caminata, trote, natación, bicicleta. Esto también te ayudará a quemar grasas.
7- Comer para vivir y no vivir para comer
 Este dicho es cierto. Mantén distancia con la comida procesada. No tengas en la alacena alimentos no saludables. Si quieres una torta, es mejor que compres una porción o la compartas en una salida con una amiga a que te pongas a prepararla en casa, ya que seguramente tendrás torta para varios días al alcance de tus ojos. Evita situaciones de riesgo que te llevarán a comer lo que no debes.
8- Planifica una comida “trampa”
Esto significa planear una vez a la semana hacer una comida trampa. Esto es una comida de esas que estás tratando de evitar. Por ejemplo, puedes salir a comer una vez por semana y elegir tu plato preferido. Esto te ayudará en el resto de los días, ya que cada vez que te sientas tentada a comer lo que no debes, sabrás que no está prohibido, sino que lo puedes dejar para más adelante. De esta manera, no tendrás compulsiones. Antes de comer la comida trampa, elige una colación con proteinas (leche, yogur, queso, huevo) para controlarte mejor.
9- Cubre tus necesidades nutricionales
 Si te sometes a dietas estrictas o a períodos de inanición seguidos de ingestas compulsivas, tu cuerpo enviará señales de hambre continuamente porque no puede asimilar nada. Entonces, asegúrate de comer moderadamente alimentos de buena calidad nutricional (lácteos, quesos, huevos, carnes, verduras, frutas, frutos secos, semillas, granos integrales, aceites).

Y recuerda que las dietas para bajar de peso no funcionan a largo plazo, así que mejor proponte llevar buenos hábitos alimenticios pero para cada día de tu vida.

lunes, 26 de agosto de 2013

Las 7 clases de amor...

De amor.... ah el amor...

En 1986 cuando Robert Sternberg (Newark, EEUU, 1949), hoy presidente de la Universidad de Wyoming y uno de los más reputados psicólogos del mundo, publicó en la revista Psychological Review su seminal teoría triangular del amor. El artículo, que fue ampliado dos años después en el libro El triángulo del amor: intimidad, pasión y compromiso (Paidos), recogía la primera clasificación sobre los tipos de relaciones amorosas, que sigue siendo ampliamente estudiada y debatida hoy en día.
Según Sternberg, el amor es una relación interpersonal que se caracteriza por tres componentes:
1. Intimidad: abarca sentimientos de apego, cercanía y conexión emocional que promueven el vínculo afectivo en la pareja.
2. Pasión: refleja un estado de intenso deseo sexual y de unión entre las partes.
3. Compromiso: se trata de la intención de las partes de mantener el amor y continuar con la relación.
Según la teoría de Sternberg, las relaciones amorosas evolucionan desde la pasión al compromiso, pudiendo desarrollar la intimidad en el camino y manteniendo o no la pasión. Estos tres pilares del amor forman un triángulo y la combinación de ellos resulta en siete tipos de amor. Toda pareja se encuentra en uno de los siete estadios y puede evolucionar de uno a otro en función de lo presentes que estén en la misma los tres pilares del amor. Según el psicólogo, es improbable que una relación basada sólo en uno de los vértices se mantenga en el tiempo, pero no ocurre lo mismo con las relaciones que tienen dos o tres patas.
El triángulo del amor de Robert SternbergEl triángulo del amor de Robert Sternberg
En función de la presencia o no de cada componente del amor, Sternberg estableció siete tipos de relaciones, que encajan dentro de las siguientes descripciones:
1. Cariño (sólo intimidad)
Se trata del amor propio de las amistades: existe un vínculo y una cercanía con la otra persona, pero no hay pasión física ni existe un compromiso a largo plazo. Este tipo de amor es característico de las relaciones de pareja recién estrenadas, normalmente a partir de una amistad previa, que no encuentran el camino para profundizar más allá de la mera amistad. Si no avanzan a otro estadio no suelen durar más de dos meses.
2. Encaprichamiento (sólo pasión)
Se trata del amor propio de los “flechazos”, caracterizado por un intenso deseo sexual y la necesidad de contacto físico, pero sin que medie, por el momento, la intimidad ni el compromiso. Es característico de la primera fase de algunas relaciones, pero no funciona con el tiempo si no se desarrolla alguno de los otros pilares del amor.
3. Amor vacío (sólo compromiso)
Es característico de las uniones por conveniencia o de los matrimonios que, a la larga, han perdido la pasión y la intimidad. Sigue existiendo un interés por mantener la relación, pues interesa a las dos partes, pero los miembros no sienten nada el uno por el otro.
4. Amor romántico (pasión + intimidad)
Es el amor propio de una pareja bien avenida en los primeros meses o años de ésta (sobre todo si los miembros son jóvenes). Existe un intenso deseo sexual y ha aparecido la intimidad propia de una pareja, pero aún no se ha adquirido ningún compromiso ni se ha discutido sobre planes de futuro.
5. Amor sociable (intimidad + compromiso)
Es característico de numerosos matrimonios de largo recorrido. La pasión sexual ha desaparecido, pero sigue habiendo cariño, confianza y compromiso. La pareja sigue compartiendo su vida aunque no exista deseo sexual físico. Se trata de un tipo de amor que puede durar mucho en el tiempo, pero la pareja corre el peligro de perder la intimidad o el compromiso, lo que puede suponer el fin de la misma.
6. Amor fatuo (pasión + compromiso)
Se trata del amor en el que ambas partes muestran compromiso y tienen una vida sexual plena, pero no ha desarrollado una intimidad emocional sólida. La intención de permanecer juntos existe dado que la pasión es fuerte, pero en cuanto esta falle es probable que el amor desaparezca, dado que la intimidad es el pilar amoroso que ofrece más estabilidad a la pareja.
7. Amor consumado (pasión + intimidad + compromiso)
Es la forma completa de amor, el estado ideal al que todas las parejas aspiran. Sterbeng asegura que llegar a esta forma de amor no es tan difícil como mantenerla en el tiempo, algo que logran muy pocas parejas. Es muy habitual que las parejas que alcanzan este estadio con el tiempo acaben pasando a tener un amor sociable.
¿Un triángulo o varios triángulos?
Si bien la teoría de Sternberg clasifica el amor en compartimentos estancos, se trata de una explicación dinámica del amor, en la medida en que toda pareja puede fluctuar de una a otra tipología en el tiempo. Toda relación tiene la capacidad de alcanzar el amor consumado si se trabaja por alcanzarlo. El problema, como han apuntado diversas revisiones a la teoría de Sternberg, es que los miembros de la pareja no siempre coinciden a la hora de encajar ésta en una de las siete tipologías.
Un miembro de la pareja puede pensar que su amor es consumado, mientras la otra parte está notando una falta de pasiónEn 1992 los psicólogos Michele Acker y Mark Davis trataron de aplicar la teoría triangular del amor entre un grupo de estudiantes universitarios de entre 18 y 20 años. En su trabajo Sternberg había utilizado sólo parejas de en torno a 28 años y cuya relación duraba entre 4 y 5 años, y Acker y Davis creían que fallaría a la hora de clasificar a parejas más jóvenes. En su opinión, además, para clasificar los tipos de amor era fundamental contar con la duración de éste.
Los resultados fueron complejos. Si bien todos los participantes del estudio definían la situación de su pareja utilizando una de las siete tipologías de Sternberg, su clasificación difería en ocasiones de la que realizaba la otra parte. Por ejemplo, un miembro de la pareja puede pensar que su amor es consumado, mientras la otra parte está notando una falta de pasión.
Davis y Acker llegaron a la conclusión de que la teoría del triángulo del amor era válida, pero sólo si se aceptaba la existencia de varios triángulos. En su opinión cada miembro de la pareja establece tres triángulos: uno real –la manera en que siente el progreso y el alcance de la relación–, uno ideal –el estado de la relación al que le gustaría llegar–, y uno percibido –el estado de la relación en el que cree se encuentra la otra persona–. En opinión de los psicólogos, si cada parte de la pareja tiene ideas distintas sobre cada triángulo es probable que la situación de ésta empeore con el tiempo. Lo que tuvieron claro, al igual que Sternberg, es que las relaciones cambian con el paso de los años y los meses, pero pueden hacerlo a mejor o a peor, y está en nuestra mano, y en la de nuestra pareja, que evolucionen en la dirección que deseamos.

viernes, 23 de agosto de 2013

Terapia On Line.... Qué es, cómo, cuándo...

Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de relacionarnos, comunicarnos e informarnos. Por ello, ahora es posible realizar una terapia psicológica de calidad desde tu casa a través de internet, o por teléfono si lo prefieres.
Consultar un psicólogo online consiste en realizar una terapia, al igual que se hace de la manera tradicional, utilizando los medios que las nuevas tecnologías nos ofrecen.
Debemos dejar muy claro que la terapia online es una herramienta, no es un nuevo tipo de terapia, sino una forma de hacer que ésta sea más accesible.
 
Entre las ventajas de elegir este tipo de terapia podemos comentar las siguientes:
  • Ahorramos tiempo: una de las ventajas de consultar un psicólogo online es el ahorro de tiempo. Este tipo de terapia requiere menos tiempo en desplazamientos y medios físicos para realizarse, siendo por tanto más económica que la presencial.
Solo necesitas un ordenador y conexión a internet, evitándote tráfico, atascos, búsqueda de aparcamiento… que en ocasiones hacen que pierda mucho más del tiempo que dura la sesión.
  • Accesibilidad: para personas con alguna limitación física que les impida o dificulte el desplazamiento, la psicología online sería una oportunidad de recibir ayuda psicológica. También resulta más accesible para personas que, por el lugar donde viven, por sus horarios o circunstancias vitales no pueden desplazarse en persona a la consulta.
  • Anonimato: si bien a algunas personas les puede resultar más cercana la terapia presencial, a otras les resultará más fácil expresarse o hablar sobre sus preocupaciones a través de la psicoterapia online, como vemos que ocurre a menudo cuando chateamos o hablamos por teléfono.
  • Comodidad: la posibilidad de recibir atención psicológica encontrándote en tu propia casa hace que las personas, normalmente, se sientan más cómodas.
  • Adapatada a los nuevos tiempos: la aparición de esta terapia nace de la necesidad de adaptar el trabajo del psicólogo a las nuevas tecnologías y al nuevo ritmo de vida.

El paciente elige cómo ser atendido

La terapia online se puede realizar de diferentes maneras, dependiendo de las necesidades específicas de cada caso:
Mediante correo electrónico: si tienes algún problema puntual y te gustaría contar con una opinión profesional, enviando un correo electrónico detallando lo que te preocupa.
En este punto sería importante que reflejaras de la forma más extensa y completa posible el motivo de tu consulta ya que, de esta manera, el profesional tendrá más pautas para darte una respuesta adaptada a tu demanda.
Mediante chat escrito o de voz: se realizarán sesiones en directo de manera similar a una consulta presencial. Además contarás con materiales complementarios y seguimiento semanal mediante correo electrónico.
Mediante llamada telefónica: indicando tu número de teléfono.

Cómo es una sesión online conmigo?

Si definitivamente te decides por la terapia online, tendrás que ponerte en contacto conmigo y yo te explicaré los pasos a seguir.
Normalmente, mediante correo electrónico se fija el día de la cita y el profesional (yo) te facilita su número de cuenta y su dirección de Skype. Muchos psicólogos pedimos que el pago se realice 48 horas antes de la cita acordada. Cuando llegue el día fijado, solo tendrás que llamar o contactar con la dirección que el psicólogo te haya facilitado y la sesión transcurrirá como solemos hacerlo en la consulta presencial.
Seguramente, lleves “tareas” para realizar a lo largo de la semana, como por ejemplo, cuestionarios, autorregistros, o textos que apoyen nuestra explicación. Todo ello será remitido a tu correo electrónico. Cuando los hayas terminado, los reenviarás al correo del psicólogo, dentro del plazo que hayas acordado, para que trabaje con ellos antes de la siguiente sesión.
Esta es la dinámica que seguirás durante el resto de sesiones. Si algún día surge algún imprevisto o quieres cambiar la cita lo harás de la manera que hayas acordado previamente conmigo, lo habitual es mediante correo electrónico o llamada telefónica.

Mi experiencia como psicóloga online

Hace meses que percibí la necesidad de complementar mi trabajo en la consulta presencial con el de la terapia online. Esto se debió, principalmente, a que varias de las personas que se encontraban en la fase de tratamiento en ese momento se trasladaban a otro estado y a veces a otro país por temas laborales o de estudios.
Hace años, ante esta situación, no hubiéramos tenido más remedio que interrumpir la terapia, con todo lo que eso conlleva. Gracias a las nuevas tecnologías hemos podido eliminar estos problemas y seguir con la terapia de una manera fácil y eficaz.
Normalmente, prefiero trabajar con el programa skype ya que me permite ver a la persona y es muy intuitivo en su utilización. Los posibles problemas de comunicación son muy escasos y si aparecen tienen fácil solución. Por lo que me han comentado mis pacientes, una vez coges la dinámica de hacer las tareas, enviarlas y conectar a la hora fijada, todo resulta fácil y accesible.
 
 
Gracias tecnología!! Bienvenida terapia On Line!
 

jueves, 8 de agosto de 2013

El valor de un billete y el valor de uno mismo.

Un profesor enseña un billete de $100 a sus alumnos y les dice: "¿A quién le gustaría tener este billete?" todos los alumnos levantan la Mano.

Él arruga el billete y les pregunta de nuevo: "Ahora, ¿quién lo quiere?" Las manos suben de nue...vo.

Él lanza el billete arrugado en el suelo, lo pisa y vuelve a preguntar: "¿Aún lo quieren? "

Los alumnos responden que sí y levantan la mano.

Entonces los miró y les dijo:

"Amigos míos, ustedes han aprendido una lección muy importante el día de hoy: Aunque he arrugado el billete, lo he tirado y lo he pisoteado ustedes quieren todavía el billete, porque su valor no ha cambiado, sigue con un valor de $100.
Muchas veces en la vida, te ofenden, personas te rechazan y los acontecimientos te sacuden. Sientes que ya no vales nada, pero TU VALOR no cambiará NUNCA para la gente que realmente te quiere. Incluso en los días en que estés en tu peor momento, TU VALOR SIGUE SIENDO LO MISMO".

Los alumnos aplaudieron emocionados...

No dudes nunca de tu valor... Siempre valdrás mucho para las personas que te quieren. NUNCA pero NUNCA valdrás menos, aunque así lo sientas.
See More

miércoles, 7 de agosto de 2013

Amor vs. Soledad

 Amor vs. Soledad

 
 
     
Muchos buscan el amor para huir de la soledad, pero nunca un amor podrá satisfacer la necesidad infantil de sentirse acompañado, y esa relación estará destinada al fracaso.
Cuando amo a alguien porque lo necesito, no lo amo, lo estoy usando para mi propio beneficio, para que me acompañe, me mantenga, me divierta, me entretenga.
Sólo cuando necesito a alguien porque lo amo es cuando me mueve el verdadero amor, la necesidad de compartir, de dar y de saber recibir, y estar dispuesto a comprender, perdonar, tolerar y aceptar.
Cuando se ama a alguien de verdad, se desea su libertad para ser quien es, y se llegan a amar sus virtudes y sus defectos, porque no siempre esos defectos son reales, ya que los que pueden ser defectos para uno pueden ser virtudes para otros.
La soledad nos enseña a vivir, a ser independientes, a valorarnos, a confiar más en nosotros mismos. Es la experiencia más aleccionadora que existe para madurar como persona.
Recién cuando somos capaces de estar solos, aprendemos a conocernos, a apreciar todo nuestro potencial, a querernos y a ser más buenos con nosotros mismos.
No se puede amar a otro si uno se desprecia. El odio a uno mismo es el fundamento de la agresividad hacia el otro, porque siempre estamos proyectando nuestra propia interioridad con nuestras acciones.
Cuando se siente la sensación de estar solos o aislados es cuando hay que volver la atención hacia adentro y buscarse a si mismo; porque el afuera nunca podrá devolver el sentimiento de pertenencia que se ha perdido.
Cuando se recupera la conciencia interna de pertenencia se logra la reconciliación con uno mismo, surge un nuevo sentimiento de compasión y la posibilidad del perdón.
Esa relación personal es la más importante de las relaciones que existen; porque el hombre no puede relacionarse normalmente con otro si no está bien con él mismo.
El amor verdadero no es fusión sino independencia, porque precisamente lo que se ama del otro es su ser total, su capacidad de desarrollo y su poder de trascendencia constante.
Amar es admirar, es sorprenderse todos los días con el ser amado, que es capaz de cambiar y seguir siendo el mismo o la misma.
El egoísmo mata al verdadero amor, con las limitaciones y las trabas al desarrollo individual del otro, casi siempre por celos o envidia del miembro de la pareja que se ha estancado.
La belleza es un don que ayuda a atraer pero que no sirve por si misma para mantener una relación.
La preocupación por el esquema corporal se ha convertido en un fin en si mismo y en el propósito de la vida de mucha gente.
Pero si detrás de un cuerpo perfecto no hay más que la preocupación por agradar, ninguna relación a largo plazo es posible y sólo se habrá logrado ser una cosa, un bien de uso y no una persona.
La belleza no dura siempre, lo que permanece es el ser verdadero y auténtico que no se preocupa por agradar sino por ser.
Los vínculos se rompen con facilidad cuando en una pareja alguno de los dos no crece; y permanece aferrado a valores relativos, sin desarrollarse. Ambos se aburren, se critican, y terminan odiándose, porque se convierten en obstáculos del propio crecimiento.
La atracción física desaparece, ya no se aprecia la belleza porque cuando la pasión inicial entra en razón, se puede ver más allá de ella y se descubre que no hay nada.
Para amar a alguien de verdad primero hay que conocerlo o conocerla como persona y luego, naturalmente, como una consecuencia lógica y esperada por ambos, vendrá la intimidad, más relajada, sin temores, con la responsabilidad de los que tienen conciencia de la importancia de ese momento.
Si todo este proceso es al revés, y se empieza con la intimidad, entonces se convertirá en un episodio más en sus vidas, transitorio y ocasional, que a veces tiene consecuencias desastrosas.
psicologiaser.blogspot.com.ar

martes, 16 de julio de 2013

Lo que el dinero no puede hacer. What if money was no object Español (Su...



Me encantó este video y con mucho gusto lo comparto.
Cuántas personas se dedican cada día de su vida a hacer (trabajar) en algo que no les gusta?.
Yo conozco a muchas, y hablando en primera persona puedo decir y se me llena el alma de satisfacción que yo amo profundamente lo que hago, puedo decir que no "tengo" que "trabajar", que es un placer continuo dedicarme a lo que realmente amo.
Me tomó mucho tiempo encontrar mi verdadera vocación y cuando decidí ser Psicóloga, y a pesar de las críticas, burlas, opiniones negativas e incrédulas, etc. aquí estoy, gozando cada día de las mayores satisfacciones que puedo sentir en mi vida.
Así que mi frase ideal para este video sería:  "Haz lo que Amas, Ama lo que haces."

No eres Tú! Soy YO!!

Ensayo de Viktor Frankl, neurólogo, psiquiatra, sobreviviente del holocausto y el fundador de la disciplina que conocemos hoy como Logoterapia

"No eres Tú, soy Yo...



¿Quién te hace sufrir? ¿Quién te rompe el corazón? ¿Quién te lastima? ¿Quién te roba la felicidad o te quita la tranquilidad? ¿Quién controla tu vida?...

¿Tus padres? ¿Tu pareja? ¿Un antiguo amor? ¿Tu suegra? ¿Tu jefe?...

Podrías armar toda una lista de sospechosos o culpables. Probablemente sea lo más fácil. De hecho sólo es cuestión de pensar un poco e ir nombrando a todas aquellas personas que no te han dado lo que te mereces, te han tratado mal o simplemente se han ido de tu vida, dejándote un profundo dolor que hasta el día de hoy no entiendes.

Pero ¿sabes? No necesitas buscar nombres. La respuesta es más sencilla de lo que parece, y es que nadie te hace sufrir, te rompe el corazón, te daña o te quita la paz. Nadie tiene la capacidad al menos que tú le permitas, le abras la puerta y le entregues el control de tu vida.

Llegar a pensar con ese nivel de conciencia puede ser un gran reto, pero no es tan complicado como parece. Se vuelve mucho más sencillo cuando comprendemos que lo que está en juego es nuestra propia felicidad. Y definitivamente el peor lugar para colocarla es en la mente del otro, en sus pensamientos, comentarios o decisiones.

Cada día estoy más convencido de que el hombre sufre no por lo que le pasa, sino por lo que interpreta. Muchas veces sufrimos por tratar de darle respuesta a preguntas que taladran nuestra mente como: ¿Por qué no me llamó? ¿No piensa buscarme? ¿Por qué no me dijo lo que yo quería escuchar? ¿Por qué hizo lo que más me molesta? ¿Por qué se me quedó viendo feo? y muchas otras que por razones de espacio voy a omitir.

No se sufre por la acción de la otra persona, sino por lo que sentimos, pensamos e interpretamos de lo que hizo, por consecuencia directa de haberle dado el control a alguien ajeno a nosotros.

Si lo quisieras ver de forma más gráfica, es como si nos estuviéramos haciendo vudú voluntariamente, clavándonos las agujas cada vez que un tercero hace o deja de hacer algo que nos incomoda. Lo más curioso e injusto del asunto es que la gran mayoría de las personas que nos "lastimaron", siguen sus vidas como si nada hubiera pasado; algunas inclusive ni se llegan a enterar de todo el teatro que estás viviendo en tu mente.

Un claro ejemplo de la enorme dependencia que podemos llegar a tener con otra persona es cuando hace algunos años alguien me dijo:

"Necesito que Luis me diga que me quiere aunque yo sepa que es mentira. Sólo quiero escucharlo de su boca y que me visite de vez en cuando aunque yo sé que tiene otra familia; te lo prometo que ya con eso puedo ser feliz y me conformo, pero si no lo hace... siento que me muero".

¡Wow! Yo me quedé de a cuatro ¿Realmente esa será la auténtica felicidad? ¿No será un martirio constante que alguien se la pase decidiendo nuestro estado de ánimo y bienestar? Querer obligar a otra persona a sentir lo que no siente... ¿no será un calvario voluntario para nosotros?

No podemos pasarnos la vida cediendo el poder a alguien más, porque terminamos dependiendo de elecciones de otros, convertidos en marionetas de sus pensamientos y acciones.
Las frases que normalmente se dicen los enamorados como: "Mi amor, me haces tan feliz", "Sin ti me muero", "No puedo pasar la vida sin ti", son completamente irreales y falsas. No porque esté en contra del amor, al contrario, me considero una persona bastante apasionada y romántica, sino porque realmente ninguna otra persona (hasta donde yo tengo entendido) tiene la capacidad de entrar en tu mente, modificar tus procesos bioquímicos y hacerte feliz o hacer que tu corazón deje de latir.

Definitivamente nadie puede decidir por nosotros. Nadie puede obligarnos a sentir o a hacer algo que no queremos, tenemos que vivir en libertad. No podemos estar donde no nos necesiten ni donde no quieran nuestra compañía. No podemos entregar el control de nuestra existencia, para que otros escriban nuestra historia. Tal vez tampoco podamos controlar lo que pasa, pero sí decidir cómo reaccionar e interpretar aquello que nos sucede.

La siguiente vez que pienses que alguien te lastima, te hace sufrir o controla tu vida, recuerda: No es él, no es ella...ERES TÚ quien lo permite y está en tus manos volver a recuperar el control."

"Al hombre se le puede arrebatar todo, salvo una cosa: La última de las libertades humanas- la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino- para decidir su propio camino" 

viernes, 7 de septiembre de 2012

Codepende...cia.

Quién no conoce a una persona codependiente? ó Es una persona codependiente?

Pero qué es ser codependiente?

El codependiente suele olvidarse de sí mismo para centrarse en los problemas del otro (su pareja, un familiar, un amigo, etc), es por eso que es muy común que se relacione con gente "problemática", justamente para poder rescatarla y crear de este modo un lazo que los una. Así es como el codependiente, al preocuparse por el otro, olvida sus propias necesidades y cuando la otra persona no responde como el codependiente espera, éste se frustra, se deprime e intenta controlarlo aún más. Con su constante ayuda, el codependiente busca generar, en el otro, la necesidad de su presencia, y al sentirse necesitado cree que de este modo nunca lo van a abandonar.
Es muy común que en una relación, el codependiente no pueda poner límites y sencillamente todo lo perdone, a pesar de que la otra persona llegue a herirlo de manera deliberada, esto es simplemente porque el codependiente confunde la "obsesión" y "adicción" que siente por el otro con un inmenso amor que todo lo puede. Por ende, el codependiente es incapaz de alejarse por sí mismo de una relación enfermiza, por más insana que ésta sea, y es muy común que lleguen a pensar que más allá de esa persona se acaba el mundo, hasta que reconocen su condición psicológica y el codependiente decide hacer algo para cambiar la manera en que vive y así, terminar con la codependencia o no volver a generar su codependencia en otras personas o en futuras relaciones.

"Una persona codependiente desarrolla conductas compulsivas y una excesiva dependencia de la aprobación de los otros para obtener seguridad, valor, autoestima e identidad. Es un desorden de la conducta que si no se atiende puede llevar a otras adicciones como alcoholismo, drogadicción, desórdenes alimenticios, compras compulsivas, etc. "Verónica Bolaños

Hay 5 síntomas muy claros, para identificar a un codependiente:
1. Se experimentan niveles inadecuados de autoestima: Oscilan entre sentirse inferiores a los demás y sentirse superiores.
2. No se establecen límites funcionales: No saben en dónde termina su responsabilidad y comienza la del otro.
3. No se asume ni se expresa la propia realidad: No sabe quién es, no se acepta, no se gusta, asume personalidades de otros.
4. No se ocupan de sus necesidades y deseos de adultos: Confunden las necesidades con los deseos. En ocasiones buscan quién cubra esas necesidades.
5. No experimentan ni expresan su realidad con moderación: Minimizan o exageran, no hay puntos medios. Sobre reaccionan a los estímulos del exterior.

OTROS SÍNTOMAS
- Solicitud: Los codependientes se sienten responsables de otras personas, de sus sentimientos, pensamientos, acciones, elecciones, deseos, necesidades, bienestar, malestar, etc.
- Represión: Se atemorizan de permitirse ser como son.
- Obsesión: Se sienten ansiosos por los problemas y la gente. Se obsesionan en controlar todo lo que hacen y dicen.
- Control: Tienen miedo de permitir que los demás sean como son y de dejar que las cosas sucedan de una manera natural. Quieren controlar todo lo que les provoca miedo.
- Negación: Ignoran los problemas o pretenden que no existen manteniéndose ocupados, gastando en exceso, trabajando en exceso, jugando, comiendo en forma compulsiva, etc.
- Ccomunicación débil: Culpan, amenazan, sobornan, aconsejan, no dicen lo que sienten, no saben lo que sienten.
- Falta de confianza: No tienen confianza en ellos mismos, ni en los demás.

CONSECUENCIAS
- El hecho de vivir con el miedo constante al abandono o a la no aprobación de los demás los lleva a hacer y a cometer cualquier tipo de locura por ganarse esa aprobación y no ser abandonados.
- Pueden, desde comprometer sus más altos valores, salud, dinero, trabajo, etc., hasta jugarse la vida.
- Si no obtienen del otro lo que buscan, ” entonces caen en miedo, angustia, desesperación, enojo, etc. buscando cada vez con más desesperación, esa aprobación manipulando, mintiendo, siendo lo que no son, controlando...
- Al no “verse claramente”, como otras adicciones, la persona no sabe qué le pasa y tampoco sabe cómo resolverlo.
- Y al no saber cómo resolverlo, mejor lo minimiza para evadir una realidad tan dolorosa.
- Si no se resuelve puede causar la muerte, ya sea por profunda depresión, suicidio, o al exponerse a situaciones peligrosas sin medir consecuencias o al enfermarse de tanto miedo y angustia.


¡TIENE SOLUCIÓN!
La terapia psicológica es una excelente opción.
 - El proceso de recuperación está basado en la espiritualidad
- Si el problema es el vacío que se genera al poner toda la atención en otros, hay que llenar ese vacío “con nosotros mismos”
- Nadie puede darnos la felicidad, el bienestar ni la tranquilidad, sólo nosotros mismos.
- Si cultivamos nuestro interior nadie podrá quitarnos la felicidad, ni el bienestar, ni la
 tranquilidad.

Cuando estas metido en una relación codependiente, es muuy dificil para empezar, aceptarlo, se ve muy fácil y si somos sólo expectadores de una relación codependiente, podemos llegar a preguntar por qué no se salen de esa relación enfermiza?, pues no es tan sencillo cómo parece.
Es un problema que tiene solución y que se necesita tiempo para trabajar en uno mismo y muchas veces el apoyo de un profesional en el tema es fundamental.


martes, 28 de agosto de 2012

Cerebro: Músculo fácil de engañar....

 
EL CEREBRO ES UN "MÚSCULO" FÁCIL DE ENGAÑAR (Dr. Juan Hitzig)

Practiquemos: Hace muchos años el poeta Rabindranath Tagore decía: "Si tiene remedio, ¿de qué te quejas? Y si no tiene remedio, ¿de qué te quejas?"


...
El Dr. Juan Hitzig es autor del libro "Cincuenta y tantos" Cuerpo y mente en forma aunque el tiempo siga pasando. En la página de Gerontología de la Universidad Maimónides se lee:

No hay duda de que el ser humano vive cada vez más. ¿Cómo hacer para que esta longevidad no sea una acumulación de dolencias y enfermedades, sino una etapa vital, plena de experiencias y desarrollo personal?

El profesor sostiene con humor que:

"El cerebro es un 'músculo' fácil de engañar; si sonríes cree que estás contento y te hace sentir mejor".

Explica que el pensamiento es un evento energético que transcurre en una realidad intangible pero que rápidamente se transforma en emoción (del griego emotion, movimiento), un movimiento de neuroquímica y hormonas que cuando es negativo hace colapsar a nuestro organismo físico en forma de malestar, enfermedades e incluso de muerte. Con los años, el Dr. Hitzig ha desarrollado un alfabeto emocional que conviene memorizar.

Las conductas con R:
Resentimiento,
rabia,
reproche,
rencor,
rechazo,
resistencia,
represión.........

Son generadoras de cortisol, una potente hormona del estrés, cuya presencia prolongada en sangre es letal para las células arteriales ya que aumenta el riesgo de adquirir enfermedades cardio-cerebro-vasculares.

Las conductas R generan actitudes D:
Depresión,
desánimo,
desesperación,
desolación.

En cambio, las conductas con S:
Serenidad,
silencio,
sabiduría,
sabor,
sueño,
sonrisa,
sociabilidad,
sedación.........

Son motorizadoras de Serotonina, una hormona generadora de tranquilidad que mejora la calidad de vida, aleja la enfermedad y retarda la velocidad del envejecimiento celular.

Las conductas S generan actitudes A:
Animo,
aprecio,
amor,
amistad,
acercamiento.

Fíjate que así nos enteramos de que lo que siempre se llamó "hacerse mala sangre" no es más que un exceso de cortisol y una falta de serotonina en la sangre.

Algunas reflexiones más del Dr. Hitzig:

• Presta atención a tus PENSAMIENTOS pues se harán PALABRAS.
• Presta atención a tus PALABRAS pues se harán ACTITUDES.
• Presta atención a tus ACTITUDES porque se harán CONDUCTAS.
• Presta atención a tus CONDUCTAS porque se harán CARACTER.
• Presta atención a tu CARACTER porque se hará BIOLOGIA

jueves, 16 de agosto de 2012

Te quejas demasiado??? Tienes solución!

Vivir en el mundo actual no es necesariamente fácil. Nos vemos envueltos o somos testigos directos o indirectos de enfermedades, accidentes, egoísmos, alto costo de vida, enemistades y cambios inesperados. Todo este panorama nos pone en situación de adaptarnos o resistirnos. En cualquiera de esas dos opciones, una de las prácticas más frecuentes es quejarse. Esto no constituiría un problema de no ser porque se convierte en una tendencia frecuente y automática, que afecta a la propia persona y a quienes se encuentran en sus zonas de influencia.
Aunque parezca que quejarse es una forma sana de liberación, de catarsis, de desahogo antiestrés, la quejadera tiene efectos emocionales y relacionales que muchos no logran siquiera notar.
En su libro "Decisiones", Shad Helmsteter se refiere a este tema, y lo menciona como una “nefasta costumbre colectiva”, un hábito que repetimos porque nuestra mente ha sido programada para hacerlo. El asunto es que cada vez que algo no sucede como deseamos que suceda, nos da por lamentarnos.
El problema real no es quejarse, sino la intensidad emocional presente en la queja  la frecuencia con la cual la que se realiza, pues de acuerdo con los neurocientíficos, cuando comenzamos a quejarnos, nuestro cerebro sufre cambios importantes. Debido a que la queja va acompañada de un sentimiento de injusticia, impotencia y frustración, nuestra respuesta fisiológica se ajusta a esas interpretaciones y en consecuencia, el cerebro produce en hormonas que alteran nuestras funciones normales, como: adrenalina, noradrenalina y cortisol. Estas hormonas, afectan nuestros pensamientos y nuestra conducta. Así, nos convertimos en personas pesimistas y nuestra capacidad de respuesta ante los eventos se reduce. Nos hacemos víctimas de los eventos, en vez de afrontarlos desde una actitud creativa confiada y entusiasta. Si esta práctica se hace hábito, la tendencia es a que se produzcan a la larga, desajustes de salud.
La recurrencia de la queja nos programa negativamente. Nos hace esperar lo malo e incluso justificarlo. Además, atraemos gente quejosa y pasiva que se rinde con facilidad ante las adversidades y limita su racionalidad, su objetividad, su fortaleza. Esto termina por afectar nuestra autoimagen, y nuestra imagen social y por ende nuestras relaciones de pareja, trabajo y familia. ¿Quién quiere estar con una persona quejosa que se muestra débil y frustrada?
Es importante darse cuenta de esta costumbre, reconocerla, asumir la necesidad de superarla y ponerse a trabajar en ello con auténtica disposición. La quejadera es unan revelación de inmadurez, pues es una forma indirecta de rendición ante las dificultades. Aconsejaba Gurdjieff: “no te quejes, usa la frustración para desarrollarte”. Para este sabio y experto en el funcionamiento mental, la queja disipa la energía necesaria para cambiar, para enfrentar, para resolver. Al quejarnos, la energía necesaria para movernos hacia el cambio, se diluye en una conversación intrascendente que no apunta hacia la conducta evolutiva.
Es claro que ante ciertas situaciones hay que quejarse, reclamar y defenderse. No estoy proponiendo negar la realidad, reprimirse o actuar tímidamente. Planteo la necesidad de hacernos conscientes del momento en el cual quejarse empieza a ser un comportamiento diario, habitual o automático. Detrás de esta costumbre tan popular, se esconde una baja autoestima, decir una falta de amor propio.
La mayoría de los quejosos no actúan, se acostumbran a rumiar su pena, pero mantienen un comportamiento pasivo con lo que les frustra. Es mucho más funcional, como dice Robert Sternberg en su libro, la inteligencia exitosa: usar la inteligencia para detectar el problema, buscar solución y proceder a la acción resolutiva.
En algunas personas la queja llega a ser algo tan normal que no se dan cuenta de su presencia. Recuerdo un episodio en el que llamé a un amigo para saludarlo, y en menos de diez minutos de conversación se quejó de su madre, de su padre, de su hermana, de su situación económica, de su falta de pareja, del precio de los libros, sus vecinos ruidosos y el Gobierno.
Sería más efectivo preguntarse: ¿Qué puedo hacer, cómo debo hacerlo y cuándo , para modificar cuanto antes esta situación ?¿Es esto tan grave como para que tenga que sentirme de esta forma?
Para enfrentar este hábito desgastante, es necesario darnos cuenta de la manera como analizamos e interpretamos las cosas, puesto que en la alta mayoría de los casos no es lo que nos pasa lo que genera nuestras reacciones, sino la manera habitual que tenemos de evaluarlas e interpretarlas. Hay que detener la queja, reflexionar y hacernos cada vez más conscientes de proceder. Pensemos que bastan quince minutos diarios de queja para acumular cinco mil minutos anuales de autodestrucción emocional.

Un ejercicio adecuado para eliminar el hábito de la queja, consiste en escoger un día a la semana (para empezar) y observar la cantidad de veces que nos quejamos a solas o frente a otros. Si es posible, anote las veces que lo hace y pronto estará tan sorprendido o asustado, que su mente empezará a ayudarlo a eliminar la costumbre. También puede observar a una persona cercana, sólo para ampliar su capacidad de estar consciente. Bajo ninguna circunstancia intente cambiar a nadie más. No le cuente a otros que ayer se quejó cuarenta veces o que en la última semana ha renegado doscientas veces de su matrimonio. Eso sólo le traerá mala imagen. El objetivo es cambiar usted y nadie más. Su ejemplo, motivara que otros cambien.
Luego de iniciado el período de autoobservación, piense en otras conductas alternativas y novedosas pueda asumir en vez de quejarse, como por ejemplo: reírse, buscar solución a lo que no resultó como esperaba, tratar de encontrar la causa de la situación o dar gracias a Dios por ayudarle a hacerse cada vez más y mejor observador. Hay muchas alternativas además de la queja, y siempre con mejores resultados.
Lo importante del asunto es descubrir y desenmascarar el hábito, reprogramar la mente con nuevos comportamientos y practicar hasta lograr instalar el cambio. Aunque sea difícil, siempre venceremos si somos insistentes. via @doctorrenny

 
Powered by Blogger